ELABORACIÓN 2017-06-01T17:24:43+00:00

ELABORACIÓN

La garnacha – ya sea tinta, blanca o rosada – presenta al productor una serie de desventajas y desafíos. La garnacha no es una variedad con dificultades para crecer, pero es altamente sensible a las variaciones del terreno y requiere condiciones y cuidados específicos para producir sus mejores vinos. No es fácil crear un buen monovarietal de garnacha. En algunos lugares se combina con otras variedades para añadir maduración y aromas afrutados a otras uvas con más taninos o color. Si se quiere producir un buen monovarietal de garnacha, hay que ser cuidadoso y seguir unas reglas específicas.

“Para mí, la garnacha ha sido como la vecina que vive al lado. Me ha llevado años darme cuenta de lo hermosa que es.”

Randall Grahm, Bonny Doon Vineyards

“¿Quién se hubiera atrevido a apostar por la garnacha hace 25 años? Nadie… Afortunadamente, ahora estamos redescubriendo la garnacha. Es una suerte que [el área donde nació la garnacha] se haya sacudido de encima la etiqueta de vinos ásperos y tánicos, mostrando orgullosos el nombre de la uva en las etiquetas.”

José Peñín, Spanish wine guru

“La garnacha es fascinante en su habilidad para adaptarse al lugar donde crece, y de reflejar realmente ese sitio. Se usa a menudo para aumentar la calidad de las mejores mezclas, como en Chateauneuf-du-Pape, donde es la base de la mayoría de los rosados. Además, es capaz de producir por su misma excelentes vinos que envejecen muy bien. Está desarrollando un verdadero seguimiento de culto.”

Nicole Rolet

Los productores de áreas como las Denominaciones de Origen Protegidas de Calatayud, Campo de Borja, Cariñena, Somontano y Terra Alta, consiguen producir excelentes vinos monovarietales, que combinan las técnicas modernas y tradicionales

Clima

La garnacha se siente como en casa en climas cálidos, ventosos y secos, similares al área de donde es originaria.

Rendimientos bajos

Es clave el controlar los rendimientos bajos para mejorar la concentración con riego escaso o nulo. Se sabe que la garnacha se beneficia de un cierto nivel de falta de agua.

Viñas antiguas

Reducen los rendimientos y aumentan la concentración.

Suelos pobres

Aunque la garnacha puede producir vinos excepcionales en una variedad de suelos –hay muy buenos vinos de garnacha en lugares de esquistos, granitos y caliza-, los suelos más pobres dan los mejores resultados. Pero, independientemente de su composición mineral, es importante que los suelos sean cálidos, con un drenaje excelente, para que las raíces puedan penetrar profundamente en el suelo.

Fermentación a baja temperatura

Es esencial para preservar su frescura. Para la mayoría de los vinos tintos, la maceración se relaliza antes o durante las primera etapas de la fermentación, para darle color y taninos, pero se para antes de que los vinos sean demasiado tánicos. Las barricas de roble nuevo pueden ayudar también, pero deben utilizarse de manera moderada para no enmascarar el carácter dulce y afrutado de la garnacha. La garnacha blanca también necesita una fermentación a bajas temperaturas si se quiere que el vino retenga frescura y mineralidad.

Con una gran atención por las condiciones del terreno, modernas técnicas de elaboración y viñas centenarias, la región representa la expresión más pura de la Garnacha como vino monovarietal.